Cuidados emocionales para la salud

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
%AM, %06 %397 %2017 %08:%Ago

MINDFULNESS: CÓMO DEJAR DE VIVIR EN PILOTO AUTOMÁTICO

Written by Virginia Villanueva
Rate this item
(1 Vote)

MINDFULNESS: CÓMO DEJAR DE VIVIR EN PILOTO AUTOMÁTICO

 

Si tienes la impresión de que los días pasan sin que te des cuenta, de que está más preocupada/o por lo que pasó o por lo que aún no ha pasado que por lo que estás haciendo en este momento, o de que más que el/la protagonista de tu vida pareces un/a espectador/a, es hora de quitar el piloto automático.

 

¿Qué te ocurre?

Aunque muchas veces pensamos que tenemos control consciente sobre nuestra mente, la mayoría del tiempo, los pensamientos van y vienen, del pasado al futuro, rechazando o agarrándose a lo que en ese momento nos toca vivir. El tiempo que la mente está presente en el aquí y el ahora es más bien escaso.

Por una parte, poner el piloto automático nos ahorra trabajo y nos permite descansar. Por otra, no debemos perder de vista que estamos perdiendo la oportunidad para crecer, aprender algo nuevo o percatarnos de lo que sucede a nuestro alrededor.

 

Deja de vivir en piloto automático con mindfulness

El mindfulness o conciencia plena es estar conscientemente en el presente, observando lo que ocurre con una actitud abierta. Consiste en prestar atención a las sensaciones, emociones, pensamientos y el ambiente de este momento, aceptándolos, queriendo comprender, sin juzgar ni reaccionar inmediatamente. 

La práctica del mindfulness nos permite tomar conciencia de nuestra realidad y establecer una relación más positiva con nosotras/os mismas/os y es una manera efectiva de reducir el estrés (reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al mismo), aumentar la autoconciencia, y mejora el bienestar general.

 

¿Cómo puedes empezar a estar más consciente en tu vida?

A continuación te propongo tres ejercicios. Dos de ellos son muy básicos y te servirán para empezar a practicar la atención plena. El tercero es algo más complejo y te permitirá ser más consciente de tus necesidades y tus límites en cada momento.

 

Ejercicio nº 1 La atención comienza con la respiración. 

Al dirigir la atención a tu respiración, estás presente en este momento. 

Presta atención a tu respiración durante unos minutos y observa. Puedes sentir si estás nerviosa/o, inquieta/o o calmada/o. Puedes darte cuenta de si entrecortas o contienes la respiración o por el contrario fluye por sí misma… 

 

Ejercicio nº 2 Los sentidos también desempeñan un papel importante en el entrenamiento de la atención. 

Lo que ves, hueles, oye, saboreas o sientes en este momento solo puedes percibirlo ahora.

Mañana cuando desayunes, intenta centrar tu atención en los sabores, olores y el tacto de los alimentos y la bebida. Trata de no distraerte con otros pensamientos ajenos al desayuno..

 

Ejercicio nº 3 Toma conciencia de tu cuerpo, puede decirte muchas cosas. 

Si escuchas tu cuerpo, percibirás una gran cantidad de sensaciones. Tu cuerpo reacciona a las necesidades físicas (como dormir o comer), a las emociones (como el asombro, la excitación, el enfado o el miedo), a los pensamientos (sean sobre asuntos alegres o que te preocupan)… Todas estas señales están ahí para informarte sobre la experiencia de ese momento, sobre tus necesidades y sobre tus límites.

Pero a veces no las percibimos o decimos rechazarlas porque no nos gustan. La consecuencia es que seguimos trabajando, complaciendo a alguien o continuamos con alguna actividad en lugar de parar. Y para escapar de esta sensación desagradable podemos comer, actuar de forma exageradamente activa o desahogar nuestra frustración en otros. El resultado es que seguimos con la sensación desagradable y además adquirimos costumbres poco saludables.

Al parar un instante y llevar la atención a tu cuerpo puedes notar todo tipo de sensaciones, por ejemplo:

  • Aún estás enfadada/o por lo que alguien te ha dicho esta mañana.
  • No te sientes a gusto con un determinado grupo de personas. 
  • Tienes hambre.
  • Estás muy cansada/o.

Aunque no puedas solucionarlo todo ahora mismo, sí puedes aceptar esas emociones y dejar de actuar automáticamente. 

 

 

¿Has descubierto algo que te ha llamado la atención? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

 

 

 

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Si quieres preguntarme algo escríbeme sin compromiso y te responderé lo antes posible.

Nombre
Email
Mensaje
Captcha 24 + 40 =
Enviar